tumblr visit counter

¿Qué es el bullying o acoso escolar?

El bullying o acoso escolar es cualquier forma de maltrato, ya sea psicológico, verbal o físico, que se produce entre escolares de forma repetitiva durante un periodo de tiempo determinado. Se podría definir como una conducta de persecución física o psicológica que realiza un alumno contra otro, al que escoge como victima de repetidos ataques. La víctima, que suele ser pasiva, acaba colocándose en una situación de la que no puede salir por sus propios medios, lo que ocasiona ansiedad, depresión, descenso de la autoestima, baja integración en el medio escolar y disminución de sus resultados académicos. El bullying supone una vulneración de los derechos del alumno a estar seguro en la escuela y a no ser sometido a humillaciones intencionales y repetidas.

Este tipo de violencia suele ser de tipo emocional. Las víctimas son, normalmente, niños y niñas de 12 o 13 años, aunque también se dan casos a edades más tempranas y más avanzadas. Los actos violentos se dan en los centros escolares, en lugares alejados de la supervisión del profesorado (servicios, patios, vestuarios, salida del centro…)

El acoso escolar es una “tortura” metódica y sistemática, en la que el agresor, con la complicidad o la pasividad de los otros compañeros, va destruyendo a su víctima en un proceso que puede durar semanas, meses, o incluso años. El bullying no es un conflicto entre dos niños ni un acto aislado de vandalismo. Es un proceso de grupo en el que se busca convertir al otro en una víctima de forma intencionada.

Este proceso suele comenzar como un juego o una broma, que las victimas y los testigos mantienen ocultas movidos por las reglas del compañerismo. Por ello, en sus inicios puede ser poco evidente, sobre todo para los adultos.

Los aspectos clave para reconocer un proceso de acoso escolar son los siguientes:

  • El agresor desea de forma obsesiva infligir daño y dirige ese deseo contra alguien indefenso o menos poderoso, ya sea a nivel físico o psicológico. Si la víctima no está totalmente indefensa y puede representar un peligro, el acosador actuará en grupo.
  • Se producen ataques o intimidaciones físicas, verbales o psicológicas con el objetivo de causar dolor o miedo a la víctima.
  • Hay una ausencia de provocación por parte de la víctima. Normalmente no hay conflictos previos entre el acosador y la víctima.
  • Los incidentes se repiten durante un tiempo largo y de forma reiterada. Saber que los ataques van a volver a repetirse es lo que hace que la víctima se sienta aun más oprimida y asustada.
  • El agresor disfruta sabiendo que tiene sometida a su víctima.

No es necesario esperar a que el niño reciba daños físicos para diagnosticar un cuadro de acoso escolar y poner las medidas necesarias para protegerle. Si detectamos (o el niño nos cuenta) que está siendo hostigado psicológica, física o emocionalmente, de forma repetida, nos encontraremos ante un caso de bullying, que no debemos trivializar ni ignorar hasta que el daño ya esté hecho.


Leave a Reply