tumblr visit counter

¿Cómo actuar ante las agresiones escolares?

A continuación exponemos una serie de consejos prácticos que pueden ayudaros si vuestro hijo está siendo víctima de bullying o acoso escolar:

  • Si sospechas que está siendo maltratado pero se niega a hablar, no lo fuerces. Pregúntale directamente y anímale a hablar, diciéndole que estás preocupado por él y que si le pasa algo, te gustaría saberlo. Explícale que estás disponible para hablar cuando lo necesite y que puedes y quieres ayudarle y dale tiempo.
  • Cuando te lo cuente, reacciona con calma y nunca le culpes por lo que le está pasando. En los primeros momentos, limítate a escucharle y apoyarle. Hay que asegurarle al niño que le seguimos queriendo, que nos alegramos de que nos lo haya contado y que creemos que ha sido muy valiente al hablar.
  • Trata de mantenerte sereno a pesar de lo que pueda dolerte lo que tu hijo te está contando. El niño no debe vernos sufrir ni llorar, porque eso le haría sentirse aún peor. Debemos mostrarnos serios, para que vea que no nos gusta como le han tratado, y fuertes, para que comprenda que vamos a solucionar la situación.
  • Intenta tranquilizarle, sobre todo en el tema referente a la culpabilidad. Explícale que no es culpa suya por ser diferente y que no ser igual que todos los demás es una cualidad positiva.
  • Pide que te explique qué ha pasado, en qué ocasiones ha ocurrido, quiénes eran los compañeros implicados, si había testigos, dónde se han dado las agresiones… Con estos datos podrás valorar la gravedad de la situación. Si tu hijo no se siente intimidado por ello, toma notas de todo lo que te cuente.
  • Es conveniente llevar una especie de diario en el que, conjuntamente con tu hijo, anotes las incidencias de cada día.
  • Es muy importante llevarle cuanto antes al pediatra e informarle de la situación, para que pueda realizar una valoración de los daños físicos y/o psicológicos del niño.
  • Si el niño tiene muestras de agresiones físicas (moratones, arañazos, rasguños…) o si sufre alguna crisis de angustia o ansiedad, llévalo de inmediato al pediatra o al hospital más cercano para que reciba atención y extiendan un parte de atención médica.
  • Controla tu ira y no busques justicia por ti mismo. Es la escuela la que debe contactar con el acosador y con sus padres.
  • Nunca utilices la violencia contra los acosadores. Recuerda que suelen ser menores de edad y que puedes ser tú quien acabe con una denuncia por acoso o maltrato.
  • Pregúntale a tu hijo si quiere hablar él mismo con su profesor o si prefiere que seas tú el que se dirija al centro. Si vas a ir tú, pide una entrevista con su tutor para saber si él tiene otra versión de lo que está sucediendo. Infórmale de todos los datos que te ha dado tu hijo y pregúntale que actuaciones tiene previstas el centro escolar para hacer frente a estos problemas.
  • Si no quedas satisfecho con la entrevista con el tutor, dirígete a la dirección del centro. Si ellos tampoco te proporcionan ninguna solución satisfactoria, escribe una carta al director exponiendo los hechos y envía también una copia a las autoridades educativas. Debes mandar este escrito por e-mail con acuse de recepción o lectura, enviarlo por burofax o pasar el escrito por registro si se trata de un centro público.
  • Si el centro no ofrece ninguna solución, podéis solicitar por escrito una reunión urgente con la junta del centro y un representante de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos, que levante acta de dicha reunión. En esa reunión podéis plantearle un ultimátum al centro, ya que es su deber garantizar la seguridad de vuestro hijo y estáis en vuestro derecho de exigirlo.
  • Si el centro sigue sin ofrecer una solución, podéis presentar una denuncia educativa, presentando por escrito todos los hechos, partes médicos, valoraciones psicológicas… Debéis remitir una copia, tras pasarla por registro, al Inspector Educativo del Centro y otra al Delegado Educativo de la zona. También podéis intentar hablar en persona con el Inspector de Educación.
  • Es prioritario proteger al niño de la situación de maltrato, por lo que debería ser vigilado por los profesores de manera extrema durante, al menos, los primeros quince días. Si crees que el centro escolar no puede proteger a tu hijo, retírale del centro hasta que la situación empiece a solucionarse. Ten en cuenta que la seguridad es un derecho de los alumnos y un deber para el centro en el que estudian.
  • Si las agresiones son graves y creéis que la seguridad de vuestro hijo está en peligro, podéis presenta una denuncia ante la policía o ante la Fiscalía de Menores, que será vuestro abogado defensor.

Leave a Reply