tumblr visit counter

Factores de riesgo para el bullying

Según los estudios realizados por expertos en el tema del bullying, podemos encontrar los siguientes factores de riesgo que posibilitan la aparición de conductas violentas en el centro escolar:

  • Diferencias sociales: La situación económica está relacionada con las conductas agresivas o violentas de los jóvenes. Sin embargo, a pesar de que las malas condiciones económicas predisponen, no son determinantes. Se ha encontrado que existe bullying tanto en los centros públicos como en los privados. La diferencia más importante entre ambos tipos de centros en cuanto a acoso escolar está en que, en los privados, el acoso es más sutil y hay una mayor frecuencia de casos de acoso sexual.
  • Exclusión social: Si un alumno está excluido socialmente del grupo (ya sea por pertenecer a una minoría o por presentar alguna característica diferenciadora), tendrá más posibilidades de convertirse en víctima del acoso escolar. Por ello, desde la escuela se debe luchar por la integración de todos los alumnos del centro.
  • Ausencia de límites en la conducta social: Si el niño o adolescente no es instruido en unas normas claras de respeto y convivencia con los demás, no aprenderá los límites que rigen la conducta social, por lo que no percibirá que los demás tienen derechos que no debe sobrepasar.
  • Integración en bandas: Existen bandas de adolescentes que hacen uso de conductas violentas de forma habitual. Esa forma violenta de comportarse con los demás puede ser incluso una seña de identidad del grupo y una exigencia para los nuevos integrantes.
  • Facilidad para disponer de armas: Los adolescentes que disponen de armas pueden sentirse superiores a los demás. Saben que tienen más poder y que despiertan más miedo en sus víctimas, lo que conduce a facilitar y agravar las conductas de bullying.
  • Justificación de la violencia: Si el adolescente vive en una sociedad o grupo social que contempla la violencia como una manera lícita de resolver los conflictos, aprenderá esas respuestas por imitación.
  • Problemas familiares: La separación de los padres o la violencia dentro del ámbito familiar se han revelado como factores de riesgo para que el adolescente desarrolle conductas de acoso escolar.
  • Actitud de los padres: Si los padres se limitan a conceder a sus hijos todos sus deseos y exigencias sin poner límites y normas, estarán favoreciendo el desarrollo de una personalidad tiránica en el niño. Tampoco es positiva una educación excesivamente autoritaria en la que escaseen las demostraciones de afecto. Ambos tipos de educación se han revelado como factores de riesgo para la aparición de conductas de acoso escolar, por lo que los padres de estos niños y adolescentes deberán intervenir en los programas de reeducación de sus hijos.
  • Reincidencia: Los niños que muestran conductas de bullying a sus compañeros tienen una gran tendencia a reincidir en sus comportamientos agresivos. Por ello, una vez detectados estos comportamientos en un alumno, no bastará con separarle de su víctima o castigarle, sino que deberá someterse a un programa de reeducación, en el que reciba ayuda psicológica e intervengan padres y profesores.
  • Violencia sexista: Si el centro educativo o el ámbito social en el que se mueve el adolescente permite o anima a la violencia sexista, el alumno aprenderá estas conductas y las imitará en su entorno escolar. Es importante detectar estas actitudes y corregirlas, ya que los estudios señalan que un adolescente que cometa bullying de tipo sexista, tendrá muchas posibilidades de agredir a su pareja, física o psicológicamente, al llegar a su vida adulta.
  • Ley del silencio: El silencio de las víctimas y testigos es un factor de riesgo en la aparición y mantenimiento de las conductas de acoso escolar. Por fortuna, los estudios demuestran que es cada día más común que las víctimas o testigos se pongan en contacto con un adulto para contar lo que ocurre.
  • Profesorado sin autoridad: Los profesores necesitan recuperar su reconocimiento social y autoridad para poder hacer frente a las situaciones de acoso escolar. Además deben recibir formación específica para solucionar estos casos y estar apoyados por medidas legales contra los acosadores.
  • Normas poco claras en los centros escolares: Desde la dirección del centro escolar se debe dejar claro que se apoyará a las víctimas y se castigará a los acosadores. Para ello, pueden incluirse programas de formación en las aulas para desarrollar la empatía y las normas de convivencia y programas de evaluación e inspección.
  • Cobertura de los casos de bullying en los medios de comunicación: A pesar de que la cobertura de los casos de bullying puede informar de este peligro a los padres y fomentar la comunicación con sus hijos, hay que ser precavido en la forma de informar de estas noticias, ya que pueden provocar conductas de imitación en algunos niños.

Leave a Reply